Etiquetas

, ,

Liliana sentía una opaquedad en su pecho. Un peso sin materia, invisible. Sus piernas, pesadas, insensibles. Sus brasos mandaban impulsos a las puntas de sus dedos, pequeños calambres que congelaban sus manos.

 Era el momento de la verdad, de su verdad.

Anuncios